Diseño de embalaje para confituras y miel



Packaging para agrupar tres tarros con 70 gr de miel de Mallorca cada uno. Desde la empresa que hacía el encargo se especificó que a la hora de realizar el montaje fuera rápido de empaquetar, funcional y de mínimos costes de impresión. A partir de esa premisa se realizó un diseño de troquel automontable, que no necesita encolado para cerrar. Con una gráfica desenfadada y amable con el contrapunto del papel kraft que le da un toque artesanal.


Con un solo cartoncillo se agrupan los tres tarros. El embalaje se cierra con unas pestañas que se quedan encajadas en las ranuras del lado contrario del cartón y dejan perfectamente cerrado el pack dando un resultado rígido y compacto. Una solución que otorga una imagen artesanal, es muy rápido de colocar y barato de producir.